jump to navigation

Cuando no sopla al alma 16 diciembre, 2013

Posted by NIP in COSAS DE CASA, JARDÍN, VIDA.
trackback

La nave no avanza,   la barca se detiene en medio de un lago helado,

los segundos parecen sombras que siegan nuestras sonrisas, vidas, proyectos y sueños

entre un pueblo desnaturalizado y frío.

 

 

Hace tiempo que no veo telediarios, noticieros, ni oigo programas de radio en COPE, 

no me van a agostar.

 

 

El trabajo, la nueva vida familiar religiosa que emprendo,

los libros, cualquier cosa que me mantenga despierto  aviva cada seco latido,

agotado el aljibe de lágrimas,  espero.

Están excarcelando ratas,

a      n u e s t r o s      asesinos.

 

 

La justicia y la paz en esta árida tierra  nunca se besan y  como una hoja seca,

mi  alma  cae por tierra,

 

estoy triste,                                    muy triste,

  estoy  mal,

 

fondeado en  el único puerto seguro en el que encuentro cobijo,  María.

 

 

Amar, como Él nos ama,

en Ella la Misericordia y la Fidelidad

se encuentran.

 

 

 

Haz llover,

Haz llover,

¡Abre las Puertas del Cielo!

Anuncios

Comentarios

1. M.M. de Jesús - 16 diciembre, 2013

Tienes razón, pero que no nos quiten la esperanza. Creemos en “un cielo nuevo y una tierra nueva en donde habita la justicia”. Esto no nos exime de aquí hagamos lo posible por…pero que no nos quiten la esperanza.
Un abrazo lleno de esperanza en Jesús, que viene a salvarnos de TODOS nuestros males.

2. Felicitas - 16 diciembre, 2013

Cuando bebemos el caliz del dolor, como Jesús lo hizo, cada sorbo es una espada que pretende partirnos en dos…
Cómo a Él…

Los frutos de la muerte que describes son eso mismo: una circunstancia del ahora. Creo que es bueno que aprendamos a situarnos un poco fuera del ahora, en especial cuando duele tanto, para reavivar una visión global del todo y también del Todo, querido amigo mio.

Al conseguirlo, el presente adquiere la tonalidad de lo mutable, porque aquí abajo nada es para siempre. Ni el dolor.

Sabía que estabas mal y triste porque yo misma, con frecuencia, me veo inmersa en ello. Creo que es la gran tentación que estamos teniendo en estos momentos: la del desánimo más profundo.

María…¡oh sí! María inmaculada, nuestro asidero, nuestra Señora, nuestra Madre.
Jesús y María: ¡nuestra salvación más total! Cuerpo y alma, pasado, presente y futuro, dolor y amor, nacimiento y muerte, todo en Ellos. Amén.

¡Oh, Señor, envía tu Espíritu, que renueve la faz de nuestra tierra!

3. Fernando - 16 diciembre, 2013

Piensa mucho en Jesús en el huerto de los olivos, NIP; o en Job. Si todo es fácil, si todo va bien, no hay que esforzarse en decirle a Dios “gracias por todo”. Jesús tolera estos malos tragos para que no nos confiemos, para que nuestra alegría tenga su fundamento en Él, no es nuestro bienestar.

Qué fácil es dar consejos.

4. charo - 17 diciembre, 2013

Cuanta tristeza veo reflejada en estas letras Pindio, has elegido un buen cobijo y eso te tiene que dar mucho consuelo y más en estos días en que el mismo Dios se nos hace niño a través de María.Te deseo paz y que esa tristeza desaparezca para dar paso a la alegría.Saludos navideños

5. Anónimo - 18 diciembre, 2013

Nuestra vida cristiana, debería tener una graduación de subida, una ascensionalidad. Subir. Subir hacia el Cielo, cada día ¿Y cómo subir? Subir cantando, subir rezando, subir esperando y tener absoluta confianza en ese Niño que nos ama. Poner toda nuestra vida en manos de ese Padre que, seguro, seguro, desde el Cielo nos ayuda y solucionará lo que nosotros, por mucho que queramos, no podemos solucionar.
Mucho ánimo y mi mejor deseo. Un abrazo

6. Capuchino de Silos - 18 diciembre, 2013

No sé qué ocurre pero salgo anónima: Capuchino de Silos
Nuestra vida cristiana, debería tener una graduación de subida, una ascensionalidad. Subir. Subir hacia el Cielo, cada día ¿Y cómo subir? Subir cantando, subir rezando, subir esperando y tener absoluta confianza en ese Niño que nos ama… etc

7. Felicitas - 23 diciembre, 2013

¡Feliz y santa Navidad, Nip, para ti y tu familia! Que el Niño Dios te traiga gozo, amor y todo tipo de Bendiciones para tu vida.
Un abrazo navideño.

8. Fernando - 23 diciembre, 2013

Feliz Navidad en compañía de tu familia y de tus amigos, NIP.


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: