jump to navigation

Pescadores del Señor 6 noviembre, 2012

Posted by NIP in COSAS DE CASA, JARDÍN, VIDA.
trackback

Viernes por la noche en Tudela.

El fundador  unge y envía a los  jóvenes sacerdotes, hermanas y hermanos de los   Peregrinos de la Eucaristía    y algunos fieles a la Misión por las calles de la ciudad.

El resto permanecemos en el convento conocido como de las Capuchinas  en adoración, alabanza y oración  ante el Santísimo expuesto sobre el altar, todos pescando.

Poco a poco van llegando con dos, tres y cuatro peces, uno  de ellos entra con su silla de ruedas, todos se arrodillan sobre una alfombra  ante nuestro Señor Sacramentado y son recibidos por el padre Francesco  y toda la comunidad.

Momentos intensos, emocionantes que nos impiden dejar de arrodillarnos,  postrados ante el  Salvador.

Los alegres jóvenes monjes, que tomaron los hábitos hace pocos años, salen al encuentro con la juventud navarra de Tudela que sale a divertirse y compartir con los amigos.  Son escasas las palabras que emplean pero muy grande la inspiración de esta hermosa obra del Espíritu Santo en los mozos navarros.

Dos almas piden confesión.   ¿Hay mayor prueba de la presencia de María en la Misión?

Gozo, alegría al borde de las lágrimas, todo el Cielo pesca con nosotros que echamos redes donde nos dicen.

Parte de los chavales, tras la adoración del Niño Dios, continúan su salida por los bares tudelanos, seguramente la noche para ellos será distinta y el amanecer del gran Sol en sus almas poco a poco haga germinar  en ellos el Amor.  Otros nos acompañan hasta el final, llegan todos los enviados y participamos en la Eucaristía de la media noche concelebrada por varios sacerdotes junto al fundador.

Con nosotros se alegra y festeja  todo el Cielo.

Madre

San Francisco

San José

 

 

Armados con nuestros rosarios

 

Vestidos con nuestros escapularios

A estas labores hay que venir bien pertrechados.

Anuncios

Comentarios

1. miriam - 6 noviembre, 2012

Que fuerte y que bonito. Supongo que esto forma parte de la nueva evangelización, salir a las calles a anunciar el Amor de Cristo. Nueva evangelización que en el fondo es la de siempre, pero que habiamos olvidado¡

2. Felicitas - 7 noviembre, 2012

No conocía esta labor de evangelización tan bonita. Bueno, bien pensado, existen otros movimientos que realizan esto mismo, pero veo que se está extendiendo. ¡Valientes! Gracias por compartirlo, Nip.
Un abrazo

3. Martina - 7 noviembre, 2012

Che meraviglia! Chi ama e loda con gioia il Signore mi fa sempre commuovere, grazie! Un abbraccio

4. Rafael - 7 noviembre, 2012

¡Estás que no paras!

5. Fernando - 7 noviembre, 2012

Me impactó mucho el post, NIP. Aquí, en Madrid, yo tengo la impresión -injusta, supongo- de que sólo los neocatecumenales se mueven para anunciar el Evangelio y traer gente nueva. Los demás estamos encerraditos en nuestra iglesia, oyendo nuestras Misas, rezando nuestros rosarios, ordendando nuestras flores, bien encerrados, temerosos de lo que pase fuera. Por eso, cada vez que veo a alguien abrir la puerta y salir fuera a gritar me quedo admirado y doy gracias a Dios.

Cuéntanos de vez en cuando cosas de este grupo tuyo.

6. charo - 7 noviembre, 2012

No sabía nada de Peregrinos de la Eucaristía , veo que hacen una extraordinaria labor de evangelización, gracias a grupos así Cristo seguirá dándose a conocer y por tanto no me extraña que el cielo esté de fiesta………..yo misma me he alegrado sinceramente a la vez que me he emocionado con este post-testimonio.Saludos

7. Capuchino de Silos - 7 noviembre, 2012

Como no puedo escribir os pongo esto que os gustará también:

MADRID, 31 Ago. 12 / 06:55 pm (ACI/EWTN Noticias).- “Soy un sacerdote muy normal. Esto también lo hace cualquier cura de pueblo”, afirma con humildad del P. Francisco Muñoz, capellán de la Brigada Paracaidista española destacada en Afganistán, al preguntársele por los 35 bautizos, comuniones y confirmaciones que celebrará los próximos meses entre los militares españoles.

Oriundo de Ribera del Fresno, en Extremadura, y capellán desde 1983, el P. Francisco se hizo capellán militar hace doce años. “Yo siempre quise ser misionero, monje o mártir, y me quedé en militar, que también empieza por ‘m’ y tengo algo de los tres”, relata desde la provincia afgana de Badghis.

Según informó el diario español El Mundo, el sacerdote es conocido entre los militares por su gran carisma y capacidad para llegar al próximo. “Dios me ha dado el don de caer bien”, se limita a responder.

Esta capacidad de “caer bien” le ayudó a lograr que hace cuatro años se bautizaran o recibieran la Comunión, también en Afganistán, 37 soldados. Y hace dos años, cuando estuvo en el Líbano, fueron cincuenta y cinco los que mostraron su fe.

En ese sentido, el capellán rechaza que en España haya una crisis de fe. Indicó que lo que falla es la forma de llegar a la gente, pues “el español normal es discretamente religioso (…), y aquí, en Afganistán, hay más tiempo para reflexionar”.

Una anécdota en su afán de traer más gente a la fe le ocurrió el año pasado. A sus 54 años el P. Francisco hizo el curso de paracaidista porque un militar le prometió bautizarse si asistía al curso. “Fue una experiencia religiosa porque se reza mucho”, recuerda con humor al referirse a las clases en las que incluso resultó lesionado.

“Hay que ser un descerebrado para hacer el curso con esa edad”, afirmó, y recordó que al culminar el curso, le dijo al militar: “Si tienes fe o no tienes fe, me da igual, ¡pero ahora tú te bautizas!”.

En el siguiente enlace el P. Muñoz relata parte de su experiencia como capellán mientras estuvo en el Líbano http://www.alfayomega.es/Revista/2007/553/08_testimonio.php

8. MENTO - 8 noviembre, 2012

En el camino neocatecumenal se da mucho el salir a la calle a evangelizar. Recuerdo que cuando yo era joven el cura se venia con nosotros a la puerta de la discoteca y salíamos un grupo de jóvenes con las guitarras y nos poníamos a cantar. Luego me señalaban los que iban a la disco y muchos se acercaban a preguntarme luego extrañados de que andase con la gente de la iglesia. El Señor a veces tiene formas muy extrañas de hacernos servir a la misión y yo cada día me maravillo más de ello.
Me encanta lo que cuentas y lo que nos enseñas también con las imágenes.
Un abrazo.

9. eligelavida - 12 noviembre, 2012

Es verdad lo que dice Fernando, que nos movemos poco. No sé si se trata siempre de salir a la calle, pero rara vez hablamos a los amigos, ¡a nuestra propia familia! Siempre están ahí los respetos hhumanos que hay que vencer. Poner ‘un poco’ de nuestra parte… y dejar actuar a la gracia.

Un abrazo!


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: